Autor Tema: Alfonso XIII de Espa√Īa  (Le√≠do 2238 veces)

Admin

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Mensajes: 20
    • Ver Perfil
Alfonso XIII de Espa√Īa
« en: 18-Jun-2014, 15:40 »




Alfonso XIII de Espa√Īa



Alfonso XIII de Borb√≥n y Habsburgo-Lorena, llamado el Africano (Madrid, 17 de mayo de 1886 ‚Äď Roma, 28 de febrero de 1941), fue rey de Espa√Īa desde su nacimiento hasta la proclamaci√≥n de la II Rep√ļblica el 14 de abril de 1931. Asumi√≥ el poder a los 16 a√Īos de edad, el 17 de mayo de 1902.

    Bajo Alfonso XIII, Espa√Īa llega a ser naci√≥n industrial, alcanza el mayor nivel de poblaci√≥n desde √©poca romana, retorna a adornar el mundo de la cultura, que casi hab√≠a abandonado desde que con tanto esplendor brill√≥ en el siglo XVI, vuelve a plena participaci√≥n en la pol√≠tica internacional durante la guerra europea y al abrirse la cuesti√≥n de Marruecos; reconquista espiritualmente la Am√©rica que hab√≠a descubierto, poblado, civilizado y perdido, y, por √ļltimo, ve grandes problemas sociales y nacionales surgir en su vida interior y estimular su pensamiento pol√≠tico.
Espa√Īa. Ensayo de historia contempor√°nea.

Sin embargo, Espa√Īa sufr√≠a cuatro problemas de suma importancia que dar√≠an al traste con la monarqu√≠a liberal: la falta de una verdadera representatividad pol√≠tica de amplios grupos sociales; la p√©sima situaci√≥n de las clases populares, en especial las campesinas; los problemas derivados de la guerra del Rif; y el nacionalismo catal√°n, espoleado por la poderosa burgues√≠a barcelonesa.

(...) Las luchas políticas no tienen otra importancia que la de ser una lucha de opiniones, pero por encima de ellas hay un sentimiento mucho más puro, que es el del amor a la Patria (...).
Discurso en Barcelona 28 junio 1920.

Esta turbulencia política y social, iniciada con el desastre del 98 impidió que los partidos turnistas lograran implantar una verdadera democracia liberal, lo que condujo al establecimiento de la dictadura de Primo de Rivera, aceptada por el monarca. Con el fracaso político de ésta, el monarca impulsó una vuelta a la normalidad democrática con intención de regenerar el régimen. No obstante, fue abandonado por toda la clase política, que se sintió traicionada por el apoyo del rey a la dictadura de Primo de Rivera.

Abandon√≥ Espa√Īa voluntariamente tras las elecciones municipales de abril de 1931, que fueron tomadas como un plebiscito entre monarqu√≠a o rep√ļblica. Enterrado en Roma, sus restos no fueron trasladados hasta 1980 al Pante√≥n de los Reyes del Monasterio de El Escorial.


1 Vida y reinado

Hijo p√≥stumo de Alfonso XII y Mar√≠a Cristina de Habsburgo-Lorena, fue bautizado Alfonso Le√≥n Fernando Mar√≠a Jaime Isidro Pascual Antonio de Borb√≥n y Habsburgo-Lorena. Su madre ejerci√≥ la regencia durante su minor√≠a de edad, entre 1885 y 1902. Al final de la Regencia y poco antes de comenzar su reinado propiamente dicho, Espa√Īa, tras la intervenci√≥n de los Estados Unidos en 1898 en la guerra colonial, perdi√≥ sus √ļltimas posesiones ultramarinas en Cuba, Puerto Rico y Filipinas, durante el conocido como Desastre del 98.

Ya en el siglo XX, las aventuras coloniales comenzaron nuevamente en la zona norte de Marruecos, que hab√≠a sido adjudicada a Espa√Īa en los repartos internacionales, lo que conducir√≠a a la sangr√≠a de la Guerra del Rif. En 1902, al cumplir los 16 a√Īos, Alfonso XIII, popularmente apodado en Catalu√Īa "en Cametes" (el Piernecitas, porque las ten√≠a muy delgadas), fue declarado mayor de edad y asumi√≥ las funciones constitucionales de Jefe de Estado. Durante su reinado visit√≥ todas las provincias espa√Īolas y realiz√≥ numerosas visitas al extranjero. Entre los primeros pa√≠ses en los que fue recibido se encontraban Alemania, Reino Unido y Francia. Durante esta visita, Alfonso XIII y el presidente de la Rep√ļblica, √Čmile Loubet, fueron objeto de un atentado en las calles de Par√≠s, del que salieron ilesos.

El 31 de mayo de 1906, se cas√≥ con la princesa brit√°nica Victoria Eugenia de Battenberg (1887‚Äď1969), hija del pr√≠ncipe Enrique de Battenberg y la princesa Beatriz del Reino Unido. Victoria Eugenia era sobrina del rey Eduardo VII y nieta de la reina Victoria I del Reino Unido. El tratado matrimonial se firm√≥ por duplicado en Londres, el 7 de mayo de 1906.

Ena, como se la conocía, Alteza Serenísima por nacimiento, fue elevada al rango de Alteza Real un mes antes de su matrimonio, para evitar que la unión fuese considerada desigual o morganático.

Cuando Alfonso XIII y la reina Victoria Eugenia regresaban al Palacio Real, despu√©s de la boda, sufrieron un atentado mediante una bomba escondida en un ramo de flores, lanzada por el anarquista Mateo Morral a su carroza, frente al n√ļmero 88 de la calle Mayor de Madrid, del que lograron salir ilesos milagrosamente. Como consecuencia de la explosi√≥n murieron tres oficiales y cinco soldados del s√©quito real, tres personas m√°s en los balcones e hiriendo a m√°s de 14 personas que contemplaban el paso del cortejo.

Espa√Īa conoci√≥ numerosas revueltas sociales en sus principales ciudades durante las dos primeras d√©cadas del siglo XX. Una de las m√°s destacadas tuvo lugar en 1909 en Barcelona y se conoci√≥ como la Semana Tr√°gica. Uno de los factores que la desencadenaron fue el descontento de la poblaci√≥n con la Guerra de Marruecos: en ese a√Īo se hab√≠a recrudecido el conflicto marroqu√≠, convirti√©ndose en uno de los principales problemas nacionales.

En 1921, a ra√≠z de unas operaciones b√©licas t√°cticamente desastrosas, se produjo el hundimiento de la comandancia militar de Melilla (el desastre de Annual). El impacto que tuvo sobre la opini√≥n p√ļblica gener√≥ un sentimiento muy cr√≠tico con la pol√≠tica mantenida hasta ese momento en Marruecos, y en general con todo el sistema pol√≠tico de la Restauraci√≥n, ya tambaleante desde la huelga general de 1917. Se inici√≥ una investigaci√≥n de lo sucedido (con el expediente Picasso) en el que, al parecer, quedaban involucrados en graves responsabilidades cargos elevados de la administraci√≥n, pero dicho informe nunca vio la luz. Algunas voces extendieron las responsabilidades por el desastre de Annual al monarca, uno de los impulsores y partidarios m√°s destacados de la pol√≠tica colonial, porque hab√≠a propiciado el nombramiento de algunos mandos responsables del ¬ęDesastre¬Ľ con los que manten√≠a una relaci√≥n de amistad o eran personas cercanas a √©l, como D√°maso Berenguer o el general Fern√°ndez Silvestre.

En este contexto de crisis pol√≠tica y social, el capit√°n general de Catalu√Īa Miguel Primo de Rivera dio un golpe de Estado el 13 de septiembre de 1923, que fue respaldado por Alfonso XIII al encargarle la formaci√≥n de un gobierno. Para algunos, una de las razones que explican el golpe ser√≠a que √©ste sirvi√≥ de instrumento para evitar que los resultados del Expediente Picasso saliesen a la luz en una investigaci√≥n parlamentaria que estaba realiz√°ndose y que podr√≠a haber dejado al monarca en una posici√≥n comprometida.

Primo de Rivera form√≥ un gobierno al que denomin√≥ directorio, que estuvo compuesto en un primer momento exclusivamente por militares (Directorio Militar) y, posteriormente (1925), tuvo un car√°cter civil (Directorio Civil). Durante la Dictadura se puso fin a la Guerra de Marruecos con el Desembarco de Alhucemas en 1925, que permiti√≥ la conquista espa√Īola definitiva del Rif en 1927.

En 1929 se celebraron la Exposici√≥n Universal en Barcelona y la Iberoamericana en Sevilla, pero la oposici√≥n creciente que gener√≥ el dictador, especialmente extendida entre estudiantes, intelectuales y el cuerpo de Artiller√≠a (se opon√≠a a la reforma que pretend√≠a el dictador de su sistema de ascensos), hicieron que Alfonso XIII apartase a Miguel Primo de Rivera del gobierno el 29 de enero de 1930, nombrando presidente del consejo de ministros al general D√°maso Berenguer con la intenci√≥n de retornar al r√©gimen constitucional. Este nuevo periodo se conoci√≥ enseguida como ¬ęla Dictablanda¬Ľ, por contraste con la dictadura anterior.

Tras la ca√≠da del dictador ‚ÄĒque falleci√≥ semanas despu√©s‚ÄĒ, aumentaron las manifestaciones antimon√°rquicas, se acus√≥ al rey de haber auspiciado la dictadura de Primo de Rivera y de tener responsabilidades en el Desastre de Annual. Ese a√Īo los partidos republicanos se unieron frente a la monarqu√≠a con la firma del Pacto de San Sebasti√°n. Hubo pronunciamientos militares republicanos que fueron frustrados por el gobierno en la base a√©rea de Cuatro Vientos (Madrid) y en Jaca (√©ste √ļltimo encabezado por los capitanes Ferm√≠n Gal√°n y √Āngel Garc√≠a Hern√°ndez, que fueron fusilados tras un consejo de guerra).

En febrero de 1931 el almirante Juan Bautista Aznar fue designado presidente del consejo por Alfonso XIII. Su gobierno convoc√≥ elecciones municipales el 12 de abril de 1931. Al conocerse en las elecciones mencionadas la victoria en las ciudades de las candidaturas republicanas, el 14 de abril se proclam√≥ la Segunda Rep√ļblica. El rey abandon√≥ el pa√≠s ese mismo d√≠a, con el fin de evitar una guerra civil:

[...] Hallaría medios sobrados para mantener mis regias prerrogativas, en eficaz forcejeo con quienes las combaten. Pero, resueltamente, quiero apartarme de cuanto sea lanzar a un compatriota contra otro en fratricida guerra civil.
Manifiesto de Alfonso XIII, 13 de abril de 1931

Renunciaba a la Jefatura del Estado, pero sin una abdicación formal:

[...] No renuncio a ninguno de mis derechos, porque más que míos son depósito acumulado por la Historia, de cuya custodia ha de pedirme un día cuenta rigurosa.
Manifiesto de Alfonso XIII, 13 de abril de 19316

En la noche del 14 al 15 parti√≥ de Madrid hacia Cartagena al volante de su autom√≥vil Duesenberg y desde all√≠ zarp√≥ para Marsella en un buque de la Armada Espa√Īola para trasladarse despu√©s a Par√≠s. Su familia sali√≥ en tren desde Aranjuez a la ma√Īana siguiente. El rey al abandonar Espa√Īa pronunci√≥ sus m√°s famosas palabras:

[...] espero que no habr√© de volver, pues ello s√≥lo significar√≠a que el pueblo espa√Īol no es pr√≥spero ni feliz.

Por una Ley del 26 de noviembre de 1931, las Cortes acusaron de alta traición a Alfonso XIII. Esta ley sería derogada por otra del 15 de diciembre de 1938 firmada por Francisco Franco.

Al comenzar la Guerra Civil Espa√Īola, apoy√≥ fervientemente al bando sublevado, afirmando ser un ¬ęfalangista de primera hora¬Ľ. La relaci√≥n del rey Alfonso XIII con el dictador Francisco Franco es extensa y est√° bien documentada. Como consecuencia de sus √©xitos en Marruecos conoci√≥ a Franco, quien poco a poco se convirti√≥ en favorito real; en enero de 1923 el rey le concedi√≥ la medalla militar, as√≠ como el cargo honor√≠fico de gentilhombre de c√°mara, por lo que el padrino de su boda fue Alfonso XIII (representado por el gobernador civil de Oviedo, el general Losada). Franco discuti√≥ personalmente con el rey la posible retirada de Marruecos. En marzo de 1925, durante una visita all√≠, el general Primo de Rivera entreg√≥ a Franco una carta del rey junto con una medalla religiosa de oro; la carta terminaba as√≠: ¬ęYa sabes lo mucho que te quiere y te aprecia tu afect√≠simo amigo que te abraza. Alfonso XIII¬Ľ. Por real decreto (4 de enero de 1928) lo nombr√≥ director de la reci√©n creada Academia General Militar. Franco vot√≥ a favor de la candidatura mon√°rquica en Zaragoza. El 4 de abril de 1937 Franco escribi√≥ una carta despectiva a Alfonso XIII: el rey, que acababa de donar un mill√≥n de pesetas a la causa franquista, le hab√≠a escrito expresando su preocupaci√≥n por la poca prioridad que se daba a la restauraci√≥n de la monarqu√≠a; Franco dej√≥ claro que el rey dif√≠cilmente llegar√≠a a desempe√Īar un papel en el futuro, en vista de sus errores pasados. Al acabar la guerra y no restaurarse la monarqu√≠a, el rey declar√≥: ¬ęEleg√≠ a Franco cuando no era nadie. √Čl me ha traicionado y enga√Īado a cada paso¬Ľ.

Durante su exilio residi√≥ en diversos lugares, aunque los √ļltimos a√Īos de su vida los pas√≥ en Roma. Tras la muerte de Alfonso Carlos de Borb√≥n, duque de San Jaime, pretendiente carlista bajo el nombre de Alfonso Carlos I, en 1936 recibi√≥ los posibles derechos del carlismo y del legitimismo franc√©s con el nombre de Alfonso XIII de Espa√Īa y Alfonso I de Francia y Navarra.

El 15 de enero de 1941 renunci√≥ a la jefatura de la Casa Real en favor de su hijo Juan (sus dos hijos mayores se hab√≠an apartado de la sucesi√≥n). Falleci√≥ el 28 de febrero de 1941 en el Gran Hotel de Roma a causa de una angina de pecho. Estuvo enterrado en la iglesia de Santa Mar√≠a de Montserrat de los Espa√Īoles de la capital italiana hasta que, el 19 de enero de 1980, sus restos fueron trasladados al Pante√≥n Real del Monasterio de El Escorial por orden de su nieto, el rey Juan Carlos I.

Por su parte, su hijo Juan, conde de Barcelona, renunci√≥ a sus derechos al trono en 1977, en favor de su hijo Juan Carlos, que hab√≠a sido nombrado rey en 1975, a la muerte del general Franco, en virtud de la ley de sucesi√≥n a la jefatura del estado de 1947. Con la renuncia a sus derechos por parte del conde de Barcelona se recuper√≥ la legitimidad din√°stica de la monarqu√≠a hist√≥rica, tal como recoge el art√≠culo 57 de la Constituci√≥n espa√Īola de 1978.

Durante su reinado otorg√≥ entre t√≠tulos de Espa√Īa e Indias: 379 t√≠tulos nobiliarios de los cuales 83 obtuvieron Grandeza de Espa√Īa.


2 La Oficina pro-cautivos

Quedan para la historia las acciones que durante la I Guerra Mundial organizó como monarca de un país neutral, entre ellas la Oficina pro-cautivos, posiblemente la primera acción humanitaria gubernamental registrada en la historia, con el fin de intentar conseguir respuestas a los familiares que no sabían nada de sus parientes militares o civiles en zona de guerra.

El monarca fund√≥ este organismo de una forma independiente del gobierno, para no comprometer su neutralidad. As√≠, con fondos propios de un mill√≥n de pesetas, estableci√≥ en el Palacio Real una secretar√≠a donde llegaban las solicitudes de informaci√≥n e intervenci√≥n para con los prisioneros de ambos bandos; cosa que fue posible gracias a los buenos contactos y relaciones del rey con los diversos pa√≠ses contendientes. Se sirvi√≥ de las embajadas para conseguir informaci√≥n de los presos y permiti√≥ poner en contacto a prisioneros de guerra de ambos bandos con sus familias. Salv√≥ as√≠ a aproximadamente 70.000 civiles y 21.000 soldados, e intervino a favor de 136.000 prisioneros de guerra, llevando a cabo 4.000 visitas de inspecci√≥n a campos de prisioneros. Intervino tambi√©n a favor de que en la guerra submarina no se atacara a los buques hospitales, proponiendo instaurar una inspecci√≥n neutral de militares espa√Īoles de estos barcos en la salida del puerto y la entrada. Consigui√≥ con la aceptaci√≥n de esta solicitud que ambas partes en conflicto no volvieran a repetir la tr√°gica acci√≥n de torpedear buques con la bandera hospitalaria, como hab√≠a sucedido en el pasado. La oficina ten√≠a un volumen tal de peticiones que los voluntarios que trabajaban en la organizaci√≥n no descansaban ni en d√≠as festivos.

Adem√°s, de estas acciones, es destacable su intento de liberar y llevar a Espa√Īa a la Familia Imperial Rusa; sin embargo, la Revoluci√≥n bolchevique frustr√≥ estos planes. Este hecho caus√≥ al rey una profunda tristeza.


3 Semblanza

Por contraste con su imagen p√ļblica, en privado, Alfonso XIII era un hombre de talante liberal, carente de cualquier tipo de puritanismo y con un sentido de la moral bastante abierto comparado al de su propio tiempo: seg√ļn el investigador Rom√°n Gubern el rey fue un gran aficionado al erotismo en general y al cine pornogr√°fico en particular (ver Cine pornogr√°fico en Espa√Īa); debido a ello habr√≠a producido, en el Barrio Chino de Barcelona, durante los a√Īos, empleando al conde de Romanones como intermediario, una serie de pel√≠culas de alta calidad, las primeras de tal nivel en este g√©nero realizadas en Espa√Īa. Recientemente la Generalidad Valenciana ha restaurado algunos de esos cortometrajes: El confesor, El ministro y Consultorio de se√Īoras, encargados los tres por Romanones a los hermanos Ricardo y Ram√≥n Ba√Īos, due√Īos de la productora barcelonesa Royal Films. El archivo fotogr√°fico del Cronista real Francisco de Go√Īi Soler se encuentra conservado en el Archivo Hist√≥rico Provincial de Guadalajara, donde se pueden contemplar las mejores im√°genes de la vida familiar y oficial del monarca.

Fue un hombre sabedor de la importancia de la educaci√≥n y la investigaci√≥n, apasionado del motor y la ingenier√≠a. Don√≥ a la Universidad y al Estado unos terrenos de su propiedad en Moncloa, para que se construyera la Ciudad Universitaria. Desde donde se formar√≠an los nuevos titulados que llevar√≠an a Espa√Īa a la carrera cient√≠fica que por aquel entonces se estaba llevando, previa a la Gran Guerra.


4 Matrimonio e hijos

La pareja real tuvo siete hijos:

    - Alfonso (Alfonso P√≠o Cristino Eduardo) (1907‚Äď1938), pr√≠ncipe de Asturias naci√≥ hemof√≠lico y renunci√≥ a sus derechos al trono en 1933, dos a√Īos despu√©s de la proclamaci√≥n de la Segunda Rep√ļblica Espa√Īola, para poder as√≠ contraer matrimonio con Edelmira Sampedro y Robato, cubana de origen espa√Īol que no pertenec√≠a a ninguna familia real. Ostent√≥ el t√≠tulo conde de Covadonga desde entonces y hasta su muerte prematura. Volvi√≥ a casarse una segunda vez, con Marta Esther Rocafort y Altuzarra, aunque no tuvo descendencia de ninguno de estos matrimonios.

    - Jaime (Jaime Leopoldo Isabelino Enrique) (1908‚Äď1975), infante de Espa√Īa, era sordo de nacimiento; renunci√≥ bajo presi√≥n paterna a sus derechos al trono en 1933, cuando recibi√≥ el t√≠tulo duque de Segovia. Hered√≥ de su padre los derechos din√°sticos al trono de Francia (1941-1975) y fue conocido como Duque de Anjou para los mon√°rquicos franceses. Contrajo matrimonio en primeras nupcias con Emanuela de Dampierre. Tuvo descendencia de este matrimonio. Tras su divorcio, volvi√≥ a casarse, con Charlotte Luise Auguste Tiedemann. No tuvo hijos con su segunda mujer.

    - Beatriz (Beatriz Isabel Federica Alfonsa Eugenia) (1909‚Äď2002), infanta de Espa√Īa; se convirti√≥ en princesa de Civitella Cesi por su matrimonio con Alessandro Torlonia. Fue la abuela materna de Alessandro Lecquio.

    - Fernando nacido muerto en 1910.

    - Mar√≠a Cristina (Mar√≠a Cristina Teresa Alejandra) (1911‚Äď1996), infanta de Espa√Īa; contrajo matrimonio con Enrico Eugenio Antonio Marone Cinzano (conde Marone-Cinzano); con descendencia.

    - Juan (Juan Carlos Teresa Silvestre Alfonso) (1913‚Äď1993), infante de Espa√Īa y conde de Barcelona, pretendiente al trono desde la muerte de su padre en 1941 (teniendo en cuenta sendas renuncias din√°sticas de sus hermanos mayores) hasta 1977, cuando cedi√≥ sus derechos a su hijo Juan Carlos (que era rey de Espa√Īa de forma efectiva desde 1975); don Juan contrajo matrimonio con su prima, la princesa Mar√≠a de las Mercedes de Borb√≥n-Dos Sicilias (1910-2000). Fueron padres de cuatro hijos: Juan Carlos, rey de Espa√Īa, y los infantes Pilar (nacida en 1936), Margarita (nacida en 1939) y Alfonso (1941-1956).

    - Gonzalo (Gonzalo Manuel Mar√≠a Bernardo) (1914‚Äď1934), infante de Espa√Īa, nacido hemof√≠lico. Falleci√≥ sin descendencia.


El rey tuvo también cinco hijos extramatrimoniales:

     - Con la arist√≥crata francesa M√©lanie de Gaufridy de Dortan tuvo a Roger Leveque de Vilmorin (1905‚Äď1980).

     - Con la actriz espa√Īola Carmen Ruiz Moragas Alfonso XIII tuvo dos hijos m√°s, a los que nunca reconoci√≥ oficialmente: Mar√≠a Teresa Ruiz Moragas (1925-1965), y su hermano, Leandro Alfonso Ruiz Moragas (nacido en 1929), autorizado por la justicia espa√Īola a usar el apellido Borb√≥n, el 21 de mayo de 2003 como Leandro Alfonso de Borb√≥n Ruiz.

      - Alfonso XIII tuvo tambi√©n dos hijas habidas de dos de las institutrices de sus hijos: la primera, cuyo nombre se desconoce, fue abandonada en un convento madrile√Īo, y la segunda, Juana Alfonsa Mil√°n y Qui√Īo√Īes de Le√≥n (primer apellido adoptado por ser su padre duque de Mil√°n y segundo por el embajador de Espa√Īa en Francia) (1916-2005), habida de Beatrice Noon, nanny irlandesa tra√≠da expresamente a Espa√Īa por su suegra, la princesa Beatriz del Reino Unido.



« √öltima modificaci√≥n: 25-Jun-2014, 17:17 por Admin »
En línea